Snapchat siempre ha sido mi aplicación favorita. Me encanta que, a pesar de tener únicamente acceso a tomar y ver fotos y videos, la cantidad de contenido que puedes crear es ilimitado. Su éxito fue tan grande que el mismo Mark Zuckerberg intentó adquirir la app por 3 mil millones de dólares en el 2013 pero fracasó en el intento.

Y aquí es donde comienza esta historia, pues, como la mayoría de los que están leyendo esto recordarán, en agosto de 2016 llegaron las Instagram Stories a intentar derrocar a Snapchat. Con las mismas características de la app amarilla del fantasma, las InstaStories no tuvieron la mejor aceptación al momento de su llegada, pero el número de usuarios de Instagram superaba a los de Snapchat y poco a poco sus actualizaciones brindaban más recursos que Snapchat como mencionar a otros usuarios, la geolocalización, entre otros, por lo que mucha gente, incluyendo artistas e influencers, migraron a esta herramienta pues los alcances en cifras basados en la gente que los veía, en ocasiones llegaban a doblarse.

Sin embargo, parece ser que las aspiraciones de Zuckerberg son altas, pues posterior a su éxito en Instagram, hizo lanzamientos en sus otras dos apps, con el mismo concepto y características muy parecidas, en fechas “muy pegadas”. Fue así como llegaron a nuestra vida las Whatsapp Stories y Facebook Stories, cuya aceptación ha sido prácticamente un fracaso, pues su regla básica es la misma a las demás; estar al aire o en línea por un espacio de 24 horas y ser vistas por los seguidores de cada perfil.

Las historias de Whatsapp se lanzaron el día de su octavo aniversario y las de Facebook tuvieron pruebas piloto en diferentes países, haciendo su lanzamiento oficial en marzo de 2017. Su fracaso puede parecer absurdo, pues la cantidad de contactos guardados en el celular de una persona, así como los amigos agregados a Facebook pueden ser muchos más que los usuarios agregados en cualquiera de las otras dos apps. Esto es la mejor prueba de que el éxito en uno de tus negocios o el éxito de tu competencia, no te asegura el mismo alcance y aceptación del público en el resto, sobre todo tratándose de un mercado con poca aceptación al cambio, como es la generación millennial, quienes componemos la mayoría de los usuarios de estas redes.



Entradas Relacionadas

CONGRUENCIA COMO ESTRATEGIA

Tus actos siempre hablan más alto y más claro que tus palabras” Stephen Covey Hay una palabra que siempre me ha intrigado, no sólo por su significado tan variado,…

LEER MÁS

¿ASESORES EN COMUNICACIÓN? ¿NECESIDAD O GUSTO?

El trabajo de los profesionales de las relaciones públicas resulta un tanto desconocido en los diferentes ámbitos de la comunicación, sin embargo actualmente un político no…

LEER MÁS

SITUACIÓN DE LAS RRPP EN LA ACTUALIDAD

Las Relaciones Públicas, un concepto relativamente nuevo en la sociedad han venido a revolucionar la manera de comunicar. Esto no quiere decir que las relaciones públicas suplan a la comunicación…

LEER MÁS

UNA EXITOSA CAMPAÑA POLÍTICA

En los últimos dos meses hemos vivido altas y bajas dentro las campañas políticas, acusaciones verdaderas y otras no tanto,  sin duda, el tema del momento en todo México.…

LEER MÁS